Viva la Reina

Algunos se habrán preguntado por què, siendo éste un blog sobre literatura, historia y política de un escritor catalán, a parte de una irónica mención a el señor Monzó, no se haya publicado nada sobre el procés, sobre la actualidad de España, o sobre el nacionalismo catalán ahora independentista.

Las razones pueden ser varias, la primera, la superficialidad de los argumentos que inundan los medios, tanto de los llamados unionistas como de los independentistas. Demasiado cobratintas, en los dos bandos, que tienen que alimentar a su familia defendiendo la linia editorial determinada del grupo al que pertenecen. Ante este panorama, un librepensador lo mejor que puede hacer es callarse la boca, ahora que los ánimos están encendidos y la pasión se impone irremediablemente a la reflexión sosegada.

¿Qué decir de una derecha catalana que se echa al monte del independentismo para limpiar su larga etapa de convivencia con el sistema corrupto post-transición?

¿Qué decir de la pervivencia sistémica del nacionalcatolicismo encarnado actualmente en el PP y el poder judicial?

¿Qué decir de un PSC-PSOE acuclillado al poder financiero que traiciona a su votante, el currante?

¿Qué decir de la alternativa del 15M cristalizada en un partido que ya ha quitado la República de su programa electoral, en donde manda un friki de Juego de Tronos supurando ego?

¿Qué decir de un país en donde la única opción de cambio la abanderan los sectores anticapitalistas? Parece que volvamos al 36… pero con la paradójica diferencia del PSOE cambiado de bando.

Y ante un sistema en descomposición, la monarquía hace el ridículo día sí día también, el estado vende armas al régimen más corrupto del planeta que masacra la población civil del Yemen y tiene conexiones con los terroristas islámicos, y el poder judicial se revela ante todos como lo que nunca dejó de ser: el núcleo franquista que garantiza la continuidad de un determinado modelo de estado, que ya ni respeta a los políticos de su propio bando(léase Llarena contra Montoro).

Me preguntaréis: ¿Cuál es la solución, preclaro redactor independiente?¿Votar a Ciudadanos? Bien, quede claro que no soy partidario de guiar a mis lectores hacia una accion concreta, pero sí recomendaría abstenerse de tal acto. La solución a España, queridos amigos, es la siguiente:

1. Que el rey Felipe abdique en favor de su mujer Letícia. Es la mejor manera de limpiar el lastre borbónico. A estas alturas toda España tiene claro quién lleva los pantalones en la casa real.

2. Que la reina Leticia reúna a TODOS los partidos que conforman esta tierra sufrida, y promueva un cambio en la constitución en donde se condene a los franquistas, se regenere de una p. vez el poder judicial, y permita referéndums a las nacionalidades históricas para poder formar estados independientes adscritos a su monarquía como lo están Canadá, Australia y otros países de la commonwealth a la monarquía Británica.

 

¡Viva la reina Letícia!

 

 

 

Publicado el 20/04/2018 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: